¿Es lo mismo un Psicólogo que un Psiquiatra?

¿Cuál es la diferencia?

Ésta es una de las dudas más frecuentes que nos surge cuando decidimos recibir la ayuda de un profesional ¿A quién acudir?

Existen aspectos comunes entre la Psicología y la Psiquiatría (ambas son ciencias de la salud), pero también existen muchos aspectos que las diferencian. Veamos que diferencias existen entre ambos profesionales.

                                                               

El Psicólogo es una persona que estudia la carrera de Psicología.  La Psicología se ocupa de Problemas Psicológicos que suelen ser resultado de un aprendizaje. Por ello, utilizará como modo de intervención Técnicas de Intervención Psicológica. 

El Psicólogo se encarga de evaluar y tratar las enfermedades y los desordenes mentales, interviniendo de forma externa para modificar ciertos funcionamientos cerebrales disfuncionales. Su intervención tratará de abarcar todas las áreas de la vida del paciente para conseguir una recuperación total del problema, superando la psicopatología presentada por el paciente.

Es importante tener en cuenta que aunque el Psicólogo, debido a su formación, conoce los psicofármacos, no puede prescribir medicación, ese es un ámbito exclusivo del Psiquiatra. Además, nunca recurrirá en primera instancia a la farmacología

 

 

El Psiquiatra es una persona que estudia la carrera de medicina y se especializa en enfermedades mentales. La medicina se ocupa de enfermedades con base orgánica y utilizara fármacos como modo de intervención.

El Psiquiatra se encarga de diagnosticar y tratar las enfermedades mentales desde su parte fisiológica, prescribiendo medicación u otro tipo de intervención médica con el fin de equilibrar la bioquímica del cerebro y reparar o compensar la fisiología que esté deteriorada.

 

 

 

Debido a la complejidad del funcionamiento del cerebro y a la cantidad de variables que influyen en el origen y mantenimiento de los problemas psicológicos (biológicos, psicológicos y sociales) se deben emplear múltiples metodologías para abordar los tratamientos. Por ello, en la mayoría de los casos, el Psiquiatra y el Psicólogo deben trabajar conjuntamente para ofrecer un tratamiento completo e integral del problema psicológico presentado.

*** Ha de tenerse en cuenta que en los casos en que sea necesario recurrir al uso de psicofármacos, recetados por psiquiatras, porque el problema psicológico así lo requiera, la función de la medicación será mitigar los síntomas que dificulten la intervención psicológica con el objetivo de facilitarla. Las pastillas nunca modificarán las circunstancias vitales que han originado el problema.